Continua la sangría de nuestros jóvenes profesionales

Rocío Valle, sevillana, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria cuya formación ha sido pagada por toda la sociedad, como la de su marido, arquitecto de profesión en paro, tiene que irse, al menos durante 3 años, a trabajar a Suecia donde le han ofrecido un contrato indefinido bien pagado y todas las facilidades del mundo para que pueda plantearse, en el futuro, quedarse allí.

Y no se va ella sola sino con toda su familia. Su marido y además su niña de dos años y medio y sus gemelos de un año. Aquí paro y desesperanza. Decisión dura, al tiempo que valiente y otra gota de lo mejor que tenemos que se derrama. ¿Hasta cuando esta Andalucía imparable?.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar