En memoria de nuestros compañeros Pedro Fernández y Gabriel del Castillo, víctimas de la pandemia

Los médicos sevillanos lloramos la muerte por covid de dos queridos compañeros. Hoy, 27 de noviembre, nos ha dejado Pedro Fernández Casado, médico de familia de Coria, que contrajo el virus en los días en que se estaba planteando su jubilación, tras dejar huella como médico y como persona en localidades como Mairena del Alcor, La Rinconada y Almonte; hace unos días, el 7 de noviembre, era Gabriel del Castillo, traumatólogo de Virgen del Rocío, quien fallecía por la misma causa. Gabriel trabajó en distintos centros en los que siempre se ganó el afecto y el respeto de sus compañeros y sus pacientes.

Perico y Gabi eran personas entrañables, grandes médicos a quienes queríamos todos los que los conocimos. Las palabras no pueden expresar el dolor y el vacío que producen estas pérdidas. Sin embargo, en nombre del conjunto de nuestra profesión, desde el Sindicato Médico queremos enviar un abrazo y unas palabras de aliento a las familias de nuestros compañeros. Aunque se han ido, nos han dejado para siempre el recuerdo de su inmensa humanidad y de su amor por nuestra hermosa profesión. D. E. P.

El 30 de noviembre, la Junta de Personal del Distrito Aljarafe convocó, a iniciativa del Sindicato Médico de Sevilla, un minuto de silencio en el centro Blas Infante de Coria del Río en memoria de nuestro compañero Pedro Fernández.

Cuando se nos van los mejores, las palabras sobran y las emociones afloran. No deberíamos pasar por esta vida sin dejar huella, sin que nadie te recuerde.

Se nos fue Pedro Fernández Casado, nos ha dejado Perico y ahí estábamos, para recordar que para dejar huella no vale solo con ser un gran profesional, que lo era. Para dejar huella tienes que ser buena persona, y Perico lo demostró allá por donde tuvo ocasión de compartir su vida con los compañeros.

Hoy, todos los presentes en el acto de homenaje en el Centro de Salud Blas Infante de Coria del Río han tenido la inmensa suerte de compartir los sentimientos que la directora de la Unidad ha lanzado al viento, embargados por la emoción y en nombre de todos.

Gracias, Perico.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar