Atentado a la intimidad de los facultativos del HSJDA: un nuevo despropósito desde la Dirección Gerencia

El día 22 de octubre ocurrió en el Hospital San Juan de Dios Aljarafe un incidente sumamente desagradable: numerosas taquillas de la zona de vestuarios aparecieron abiertas. Al día siguiente, la Dirección Gerencia envió un correo electrónico a los trabajadores en el que reconocía que empleados de la lencería habían retirado pijamas almacenados en las taquillas debido “a un exceso de celo (sic) ante las varias roturas de stock de pijamas que hemos venido teniendo por la situación actual”.

En el mismo mensaje, la Dirección Gerencia refiere que las taquillas afectadas fueron 28 y que todas estaban previamente abiertas. Sin embargo, el testimonio de varios profesionales, recoge que varias de ellas tenían la cerradura forzada, aportando imágenes de las mismas, y que el número de taquillas afectadas era superior a 50.

Con independencia del número de taquillas o de si algunas cerraduras fueron forzados o no, los hechos, tal como son reconocidos por la propia Dirección Gerencia, son de extrema gravedad. Aunque la propiedad de las taquillas sea del hospital, se trata de elementos de uso privativo de los profesionales, y el simple hecho de abrirlas para retirar parte o la totalidad de su contenido sin el permiso o al menos el conocimiento previo de sus usuarios, constituye una intromisión inaceptable en la intimidad de los trabajadores.

Desde el Sindicato Médico esperamos que se aclare quién dio la orden de registrar las taquillas y se depuren responsabilidades. Por nuestra parte, valoraremos, a través de nuestra asesoría jurídica, si esta acción —en cualquier caso moralmente reprobable— pudiera ser constitutiva de delito para emprender las acciones legales oportunas.

Se trata de un hecho más que se añade al cúmulo de despropósitos que vienen sufriendo los profesionales, y en especial los facultativos, del Hospital San Juan de Dios Aljarafe: falta de cobertura de bajas y vacantes, aumento del número de guardias hasta la extenuación, continuos retrasos en la negociación del convenio colectivo y ahora, para rematar, una violación intolerable de su espacio privado.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar