Polémica en la cúpula directiva del Hospital Virgen del Rocío: aclaración para ofendidos

La denuncia que ha hecho el Sindicato Médico de Sevilla de las irregularidades en ciertos nombramientos del Hospital Virgen del Rocío ha suscitado algunas respuestas que merecen, a su vez, una réplica.

Alguna de las personas aludidas en nuestra nota se ha sentido ofendida a título personal. No faltan compañeros que los apoyen, algo loable. Hay quien piensa que “no se merecen” ser atacados por el SMS, pues son buenos profesionales y han trabajado duramente durante la crisis del coronavirus. Argumentan que no están ganando más dinero por ser directivos y que han aceptado estos cargos para prestar un servicio al hospital.

El SMS comparte todos esos argumentos. No dudamos de la valía profesional de ninguna de las personas a las que hemos hecho referencia en nuestra nota. No hemos afirmado que se estén enriqueciendo con sus cargos. No existe en nuestra nota la menor alusión de carácter personal ni profesional. No hablamos de habilidades, competencias ni parentescos. No hay en ella nada relativo a la honestidad, entrega o generosidad de los aludidos. En todo eso, les concedemos de antemano la presunción de la excelencia.

Lo que hemos dicho desde el SMS, y mantenemos, es que se han otorgado nombramientos sin respetar los procedimientos legalmente establecidos, que se han compatibilizado cargos y actividades incompatibles, que se han creado cargos nuevos sin seguir los procedimientos legales, y que todo ello se ha hecho por medio del subterfugio del “encargo de funciones”, que ha sido empleado de manera fraudulenta para soslayar los procedimientos de acceso a estos cargos y eludir su régimen de incompatibilidades.

Lo que hemos dicho, y mantenemos, es que estas irregularidades eran frecuentes con la Administración anterior y que causa desazón que quienes prometieron que, con su llegada al Gobierno, todo iba a cambiar, reproduzcan las prácticas que tanto daño han hecho a la sanidad andaluza.

Lo que hemos dicho, y mantenemos, es que estas prácticas lastran de manera dramática la calidad de nuestra sanidad, pues desincentivan a los profesionales, que no pueden progresar por medio de procedimientos transparentes y justos de acceso a los cargos de responsabilidad, y debilitan la confianza en los gestores del sistema sanitario.

La dirección del Virgen del Rocío pudo corregir sus errores, pues dos semanas antes de publicar nuestra nota les comunicamos las irregularidades que habíamos detectado y les pedimos que adoptasen las medidas oportunas. En lugar de hacerlo, persisten en su actitud y emprenden una batalla mediática contra el SMS basada en argumentos que nada tienen que ver con nuestra denuncia, replicando hábitos que, supuestamente, ellos iban a contribuir a erradicar.

Si, finalmente, nos vemos impelidos a acudir a los tribunales para reparar estas irregularidades, dos cosas deben quedar claras: en primer lugar, no actuamos contra nadie, sino a favor del respeto a la legalidad; en segundo, se habrá confirmado, para desolación de todos los médicos, que nada ha cambiado.

Comité Ejecutivo del SMS

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar