El Sindicato Médico de Sevilla resalta su independencia política y su esencia reivindicativa

Es un hecho que el Sindicato Médico Andaluz y, dentro de él, el Sindicato Médico de Sevilla, en cuyo nombre nos pronunciamos aquí, desempeña actualmente un papel muy destacado ante la opinión pública. La población es consciente de los problemas que sufre la Sanidad andaluza y espera que sus políticos les ofrezcan soluciones. La pugna entre los partidos, el interés de los medios y la crispación de los profesionales, que no aceptamos más demoras, hacen que este asunto esté permanentemente cargado de tensión y abierto a enfrentamientos más o menos velados.

Este contexto explica el papel destacado que el Sindicato Médico ha adquirido ante los profesionales sanitarios y la población. Somos el segundo sindicato más votado en la Mesa Sectorial, solo por detrás de SATSE, cuyos potenciales votantes nos doblan en número. La inmensa mayoría de facultativos que votan en las elecciones sindicales nos eligen a nosotros y representamos a un colectivo profesional que ocupa una posición destacada en el proceso asistencial. Por otra parte, somos independientes de los partidos y asociaciones políticas. No recibimos subvenciones. Nos financiamos exclusivamente con las cuotas de nuestros afiliados, algo que, por cierto, dota de un mérito especial a nuestro éxito electoral, pues carecemos del dinero que permite a otras organizaciones hacer fuertes inversiones en publicidad.

El apoyo masivo que recibimos de nuestros compañeros, junto con la honestidad y el trabajo que nos caracterizan, otorgan a nuestros posicionamientos públicos un peso notable. Ello nos produce mucha satisfacción, pero también conlleva una gran responsabilidad.

Justo antes de las pasadas elecciones andaluzas, el Sindicato Médico fue criticado públicamente, nada menos que por la entonces presidenta de la Junta de Andalucía, Dña. Susana Díaz, por pretender, supuestamente, interferir en los resultados electorales por medio de una convocatoria de huelga en Atención Primaria. Pero la causa de nuestra convocatoria no era otra que la situación crítica a la que la Administración andaluza había llevado a nuestra profesión, y a la Sanidad andaluza en general, tras varias décadas de gobierno.

El anterior Gobierno andaluz dejó como herencia el Sistema Sanitario Público peor financiado de España y un colectivo de facultativos mal retribuidos y maltratados que buscaban desesperadamente una vía que les permitiera huir del Sistema Público. Ese mismo Gobierno nos ignoró sistemáticamente en la Mesa Sectorial e incluso puso en marcha un modelo de representación sindical que excluye a nuestro sindicato de la Mesa de la Función Pública, donde solo se sientan CC.OO., UGT y CSIF. Estas eran las causas de nuestras protestas, y no nuestra pretensión de influir en las elecciones.

Los partidos que ahora gobiernan nuestra comunidad recurrieron repetidamente en campaña a estos mismos argumentos para obtener el apoyo de la población y los profesionales. Muchos de sus votos obedecen al deseo de todos de que mejore nuestra Sanidad. El papel del Sindicato Médico, no obstante, no ha cambiado ni un ápice. Nada cambia para nosotros porque gobierne un partido u otro. Nuestro trabajo no consiste en confiar en que haya cambios o esperar que los haya, consiste en exigir que se produzcan. Lo diremos una vez más: el colectivo de los facultativos no puede más. Somos los peor pagados de España, trabajamos en un Sistema Sanitario Público infrafinanciado que carga sobre nuestras espaldas sus carencias. Seguimos en la mayoría de los casos bajo las órdenes de jefes que, por usar una expresión amable, no nos han mostrado excesivo respeto. No nos pidan más paciencia, por favor.

Seguiremos siendo críticos e incómodos para el poder político, pues esa es nuestra esencia y nuestra razón de ser. Ello, sin duda, nos hará merecedores de críticas procedentes de opciones políticas rivales. Resulta irónico que, a raíz de una nota publicada por el Sindicato Médico de Sevilla sobre cierta intervención del gerente del SAS, fuésemos citados como fuente de autoridad por miembros del Gobierno anterior para desgastar al actual. Tiene gracia: de revoltosos sectarios a analistas ecuánimes en solo unos meses. Pero no es menos irónico que los mismos que celebraron el papel crítico que desempeñamos frente al Gobierno anterior nos acusen ahora de albergar intereses espurios tras nuestras críticas al actual equipo de Gobierno.

No hay mejor prueba de nuestra independencia que la similitud de las críticas que rivales políticos nos dirigen. Tampoco cabe mayor honor en un mundo en el que la independencia brilla por su ausencia. Dado que no le debemos nada a nadie, ni tenemos adscripción política alguna, ni otra lealtad que la que debemos a nuestros compañeros, nos podemos permitir exigir a este Gobierno exactamente lo mismo que al anterior: equiparación salarial con el resto de facultativos españoles, el fin de la discriminación de la exclusiva, la despolitización de la sanidad, sistemas de acceso a los cargos intermedios transparentes y basados en el mérito, una condiciones laborales dignas y, en fin, un trato acorde a nuestra cualificación profesional. Estos serán los criterios que regirán nuestra valoración del desempeño del actual Gobierno andaluz, los mismos que guiaron nuestra valoración del Gobierno anterior. El equipo que dirige actualmente la Junta puede contar con nosotros para trabajar por la Sanidad andaluza y sus facultativos. También pudo hacerlo el Gobierno anterior, aunque declinase nuestro ofrecimiento.

La Sanidad ocupa un lugar central en el debate político actual y nuestro sindicato se ha convertido, gracias a la enorme fuerza que nos proporciona el respaldo de nuestros compañeros, en un poderoso agente social. Nunca hemos actuado ni actuaremos movidos por otro objetivo que la defensa de nuestro colectivo y de la calidad de la asistencia sanitaria que reciben los andaluces. Nadie, nunca, nos va a callar.

Comité Ejecutivo del SMS

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar