Las Urgencias del Hospital de Lebrija podrían dejar de funcionar en los próximos días

Como anunciábamos recientemente, el Servicio de Urgencias del Hospital de Lebrija podría desaparecer en los próximos días ante la pasividad del SAS, incapaz de adoptar medidas que detengan la salida de los médicos que a duras penas mantienen el Servicio en funcionamiento.

Como signo del deterioro que sufre este centro, debemos resaltar que el Hospital lleva dos años sin Dirección Médica, pues la baja de su titular no ha sido cubierta. Las funciones de este puesto han sido asumidas por la Dirección Médica del CHARE de Utrera, cuyo titular, a su vez, se jubila en breve.

El centro carece, asimismo, de coordinador del Servicio de Urgencias desde hace dos años. El facultativo que desarrollaba estas funciones hasta ahora ha dimitido el pasado miércoles, 1 de junio, tras la reunión de los directores de los HARE con Cristóbal Marchante, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital de Valme, del que dependen los Servicios de Urgencias de los HARE incluidos en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla.

El Servicio de Urgencias del Hospital de Lebrija se encuentra en una situación insostenible tras la salida de tres facultativos más en el mes de julio, una reducción de plantilla que viene a sumarse al grave déficit de facultativos que padece el Servicio de Urgencias del hospital desde hace meses. Como única solución a este grave problema, la Dirección ha propuesto que los profesionales aumenten el número de horas de trabajo, a pesar de que sus jornadas ya sobrepasan el límite legalmente establecido, o bien reducir el número de facultativos de guardia de tres a dos, una cifra incompatible con la prestación de una asistencia adecuada a los pacientes.

Los médicos del Servicio de Urgencias asisten desesperados a la inacción del SAS, que se muestra incapaz de frenar el rápido deterioro de este Servicio de Urgencias fundamental para la población. Los facultativos siguen sufriendo la falta de respuesta al deterioro de sus condiciones de trabajo. A día de hoy ni siquiera tienen seguridad de poder disfrutar sus vacaciones de verano y carecen de un responsable del Servicio que pudiera paliar sus carencias.

En estas condiciones, existe un alto riesgo de que más facultativos sigan marchándose de este Servicio de Urgencias, lo que podría conllevar su cierre de manera inminente. Ante esta situación, el SAS no solo se muestra incapaz de adoptar medidas eficaces que pongan fin a la crisis, sino que parece dispuesto a agudizarla con una actitud que podríamos calificar de negligente.
Es importante destacar que la situación descrita no afecta solo a los médicos del Servicio de Urgencias del Hospital de Lebrija, sino que atañe principalmente a la población asignada a este centro, que podría verse privada en breve de un Servicio de Urgencias próximo, lo que la obligaría a desplazarse a centros más alejados de su domicilio. Esto, además de suponer una manifiesta incomodidad, podría tener graves repercusiones sobre su salud al provocar una demora en su atención urgente.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar