Un último reducto de libertad

No hace mucho, cuando nos oponíamos a los atropellos y abusos de la Administración socialista, los afines al partido en el poder nos acusaban de ser conservadores y elitistas. La propia presidenta, Dña. Susana Diaz, nos acusó, en una entrevista concedida días antes de perder las últimas elecciones autonómicas, de estar el servicio de intereses corporativos y de intentar alterar los resultados electorales. En realidad, nos manifestábamos contra la precariedad laboral en Atención Primaria.

Ahora, cuando denunciamos las mismas irregularidades y maltratos que denunciábamos antes, los afines a los partidos en el poder nos tachan de sectarios y deshonestos. Si somos críticos, desempolvan los viejos argumentos contra el sindicalismo, para desprestigiarnos a todos de un solo golpe. Si no somos buenos volverán los otros, nos dicen, como si nuestro objetivo fuera decidir quién gobierna Andalucía. Lo cierto es que nos da igual, sobre todo teniendo en cuenta que ni unos ni otros han mostrado la menor consideración hacia nuestro colectivo.

En España, apenas quedan instituciones realmente libres. Los partidos son estructuras clientelares que anteponen sus intereses a la búsqueda del bien común. Su discurso no está al servicio de la verdad, sino al de la propagada. Los medios de comunicación dependen de los recursos que les proporcionan los partidos y las grandes empresas anunciantes, que a cambio de favores y contratos publicitarios fijan las líneas editoriales y dictan los contenidos aceptables. Los grandes sindicatos reciben cada año subvenciones millonarias, que algún ingenuo podrá pensar que son desinteresadas.

El Sindicato Médico depende en exclusiva de las cuotas de sus afiliados, salvo alguna subvención de cuantía ridícula que nos pueda llegar de vez en cuando, seguramente para cubrir el expediente. Carecemos de vínculos con partidos, empresas, medios de comunicación o cualquier otra entidad que pudiera influir en nuestras decisiones. Solo nos debemos al colectivo de facultativos que nos sostiene con sus cuotas. Por eso resultamos desconcertantes. Por eso se empeñan en ubicarnos en un bando. Por eso somos tan molestos.

Quedan muy pocas instituciones independientes. Nosotros somos una de ellas. Por eso criticamos las irregularidades sea cual sea el color de quien las comete. Por esos quieren desprestigiarnos y callarnos. Pero estad tranquilos, que no lo van a conseguir.

Comité Ejecutivo del SMS

Unidos somos más fuertes

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar