Tras la falta de EPI, ahora los test de la Señorita Pepis

Desde el Sindicato Médico hemos pedido desde el principio de la pandemia, siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales, que se realicen test sistemáticos a los profesionales. Esta medida es necesaria para evitar la transmisión de la infección entre los profesionales y a la población, además de proteger a las familias y contactos de aquellos.

Por desgracia, los test han tardado en llegar, son poco fiables y se están utilizando de manera caótica, lo que está causando un perjuicio adicional a los facultativos infectados. La situación actual es un verdadero desastre, con compañeros a los que no se quiere tramitar la baja, a pesar de encontrarse clínicamente afectados, mientras los test son negativos, o que se ven obligados a recurrir a laboratorios privados asumiendo el coste del test, porque los del SAS no llegan, no son fiables o no se les realizan porque no cumplen criterios.

El Sindicato Médico ha solicitado a la Dirección General de Profesionales conocer los informes que, supuestamente, respaldan la fiabilidad de los test de anticuerpos frente al coronavirus que está utilizando la Junta. Nos consta que en varios centros de la comunidad se ha suspendido su realización por existir dudas razonables acerca de su fiabilidad. Los test poco fiables suponen un riesgo para el trabajador, sus compañeros y sus pacientes, y le causan un perjuicio personal y laboral. Un falso negativo hace que un facultativo infectado, en lugar de ser dado de baja y aislado, siga activo en su puesto de trabajo propagando la infección. Además, dificulta la tramitación de su incapacidad laboral y puede impedir que se la considere accidente de trabajo. A todo ello se suma el viacrucis que supone enfrentarse a una maraña caótica de protocolos incoherentes que parecen destinados más a evitar las bajas y las indemnizaciones que a proteger la salud y los derechos del facultativo.

Es preferible no tener ningún test que uno cuyos resultados no te puedes creer. Es mejor basarse en criterios clínicos que en pruebas con una sensibilidad tan baja que las priva de utilidad práctica. ¿Qué interés tiene el SAS en seguir realizando a los profesionales test que ni siquiera convencen a algunos de sus directivos? ¿Acaso pretende ofrecer pasado un tiempo unos datos que “demuestren” que el porcentaje de profesionales contagiados es muy bajo? Por si acaso, le advertimos que esos resultados no serán creíbles.

Desde el Sindicato Médico de Sevilla volvemos a exigir al SAS que nos aporte estudios rigurosos que avalen la fiabilidad de los test rápidos que viene utilizando y que, en su ausencia, evite extraer de sus resultados conclusiones que perjudiquen al facultativo. No podemos tolerar que compañeros sintomáticos sean obligados a trabajar, tengan dificultades para obtener la baja o esta no sea registrada como accidente de trabajo, todo ello porque sus test de la Señorita Pepis arrojan resultados negativos.

Animamos a todos los compañeros que se sientan perjudicados por el uso caótico de estos test sin fiabilidad que contacten con su delegado del Sindicato Médico para emprender las acciones sindicales y legales necesarias para proteger sus intereses y reclamar las indemnizaciones a las que tuviera derecho por el daño sufrido.

Comité Ejecutivo de SMS

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar