Subir los méritos de Bolsa, todo un mérito

Si Homero hubiera vivido en nuestros tiempos, habría tenido muchísimos temas que habrían dado, sin duda, inspiración a nuevas obras. Pues bien, si Homero hubiera sido un profesional temporal del SAS, quizás la Odisea no habría tratado la vuelta de Odiseo a casa, sino de su lucha interminable contra el aplicativo de Bolsa Única.

Así, en vez de abandonar Troya, Odiseo inicia la travesía de subir los méritos a la Bolsa cuando le corresponde por apellido. Y el ojo del Cíclope mostrando el mensaje “Esta Web no está actualmente disponible” aparece en todos sus navegadores, sin remisión. No desespera, habla con Circe, la delegada sindical, baja al Hades de la UAP y escucha los cantos de sirena que le dicen “a las 2 de la mañana no hay nadie subiendo méritos, lo hice en la guardia y funcionó durante media hora la Bolsa”. Consigue entrar en el aplicativo, pero, como le ocurriría al Odiseo real, es confundido con un vagabundo en mitad del proceso y el penúltimo mérito rechazado una vez tras otra, teniendo que volver a iniciar la aplicación sin descanso.

Tras varios días de intentos, Odiseo comienza a ver la luz: ¡se ha prorrogado el plazo de subida de méritos por mediación de su Sindicato! Finalmente, la última tarde del plazo, consigue firmar cual certamen del arco. Por fin podrá descansar Odiseo… hasta el siguiente corte de Bolsa.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar