Carta a los alcaldes que protestan por falta de médicos

Estimados alcaldes y munícipes:

En estos días ando preocupado por cómo acontece el verano en el ámbito sanitario en nuestros pueblos, no ya como médico que trabaja por aquí, que también, sino como ciudadano que pueda requerir de los servicios sanitarios, más allá de los propios autocuidados. Por tanto como vecino de Cañada Rosal tengo que verter mi opinión al respecto con el debido respeto a las instituciones que nos gobiernan.

Veo cómo se amenaza con protestas por parte de los ayuntamientos o alcaldes de La Luisiana y El CampilloFuentes de Andalucía y Cañada Rosal, protestas que van encaminadas a pedir más médicos y horarios amplios, pero sin saber muy bien de qué recursos sanitarios se disponen y cómo funcionan, porqué está pasando esto realmente y si lo que acontece influye mucho en la salud real de sus convecinos, más allá de la preocupación política por la petición de los vecinos de tener un médico al lado.

Los ayuntamientos no asumen desde hace tiempo el control de la sanidad de sus demarcaciones, dejando esta en manos de las autonomías, y, por tanto, como no les compete no interesa mucho adquirir conocimientos del tema más allá de los de cualquier otro ciudadano o institución. Pero aunque no tengan competencias en sanidad si tienen mucha responsabilidad en la salud de sus ciudadanos, de hecho ¨La salud y el bienestar de las personas y de las comunidades dependen de las circunstancias sociales, ambientales, económicas, políticas, culturales, educativas y geográficas y sanitarias del lugar donde viven», son los determinantes sociales. Además, se sabe que «Las intervenciones comunitarias son coste eficaces y demuestran mejoras en el autocuidado o conocimientos sobre la enfermedad». (Estrategia de Atención comunitaria). Incluso hay quien ha llegado a decir que «la labor que puede tener un buen ayuntamiento en la salud de sus vecinos, puede tener más impacto que un buen hospital» (Cofiño).

Por tanto, una vez dicho lo anterior, vamos a protestar con fundamento, no pedir por pedir:

Sí, pidamos médicos (sanidad) para nuestros pueblos:

La despoblación rural es una realidad por el norte y en algunos puntos de nuestra geografía se está empezando a notar, hay determinadas profesiones que son muy necesarias para una sociedad, la educación y sanidad o lo que es lo mismo maestros y médicos, estos últimos quizás por las altas exigencias de su acceso para estudiarla, son más escasos. Por eso, hay que cuidarlos desde que comienzan a estudiar y no maltratarlos, además pensando que en los pueblos cada vez nos quedamos menos gente, habría que cuidar a los sanitarios (médico/as, enfermero/as y cuidadores de enfermos en general), que hayan nacido por nuestra zona para que se queden, con contratos atractivos, sueldos adecuados a su preparación y responsabilidad, cargas de trabajo con sentido común y consideraciones sociales apropiadas, no diferentes de los demás, pero sí como instituciones sanitarias con un elevado valor en el entramado social actual.

Luego analicemos por qué los pueblos de la campiña sevillana y la zona de influencia de Osuna que tienen una buena comunicación con la capital tienen tan poco atractivo para las nuevas generaciones de médicos de familia. Quizás lo haya que achacar a la mala política de gestión de personal de los últimos 25 años y que ha imperado en esta Área de Gestión Sanitaria, manteniendo los diversos gerentes y partidos políticos a los mismos responsables, a lo mejor habría que cambiarlos ya, pregunten, pregunten, a lo mejor los conocen. Y dirán ustedes, ¿si lo han hecho tan mal por qué siguen ahí? Pues me imagino porque son los quita vergüenzas de todo lo que se hace en este área con relación a la política de personal, con endeudamiento por puestos y plazas de trabajo, comisiones de servicios, horarios e incluso infiltrados en sindicatos y todo ello a su servicio, aunque esto último sólo son pensamientos en voz alta y opiniones personales.

Pero, pidamos también salud para nuestros pueblos, esto sí es responsabilidad vuestra:

Haciendo que sean atractivos y saludables para quedarse, favoreciendo la equidad, igualdad y bienestar social. Tratando y cuidando adecuadamente a nuestros ancianos, haciendo para estos, que además son mayoría, calles y aceras accesibles, preferencia de trato en lugares que frecuenten y promoción de voluntariado para sus cuidados y acompañamiento en casos de soledad y lugares de estancia y diversión adecuados.

Favorecer y predeterminar desde los ayuntamientos medidas de promoción, educación para la salud, fomento de autocuidados y conocimiento de los recursos sanitarios desde la infancia, no esperar que esto dependa de quién o qué institución dirija los centros educativos de forma circunstancial y/o de los programas que vengan impuestos desde fuera. Implantar además programas preventivos y de apoyo municipal encaminados a evitar el consumo de sustancias y conductas peligrosas que puedan derivar en el empobrecimiento de la salud de nuestros jóvenes.

Para este objetivo señores munícipes, rodéense de expertos en salud, conocedores de ésta área sanitaria, de sus recursos y funcionamiento, de sus fortalezas y debilidades, quizás que trabajen por aquí, con experiencia y que no le deban mucho o no le deban nada a sus jefes, a ser posible sin marcadas afinidades políticas y que tengan reconocido prestigio profesional y sobre todo que sean vecinos de la zona, seguro que encontrarán varios, para que de verdad  conozcan ustedes los patrimonios sanitarios con que cuentan sus municipios, la cartera de servicios que pueden ofrecer, los planes y horarios de trabajo, los recursos con que cuentan los profesionales que tienen que atender a su población y que les informen para no cometer errores en sus comunicados públicos detectados por los conocedores del tema.

Para terminar, sólo decir que vaya esta misiva dirigida a ustedes con toda humildad, con ánimo de propuestas de mejora, desde el conocimiento de lo mío y como ciudadano afectado por la falta de profesionales sanitarios (sanidad) y de implemento de medidas por vuestra parte para mantener y aumentar la salud real de nuestros municipios.

Artículo escrito por Ángel López Hernanz

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar