Nueva agresión en un centro de salud de Sevilla, esta vez en Torreblanca

En la noche del pasado viernes, 24 de enero, sobre las 23:56 horas, acudió al servicio de urgencias de Torreblanca un hombre de unos 40 años con unos cortes en la muñeca y antebrazo derecho, desprendiendo un evidente olor a alcohol y comportamiento irrespetuoso. Entró por su pie en la sala de curas donde, tras tumbarse en la camilla discutiendo con sus familiares, que en todo momento intentaron colaborar con el personal del centro, y que también se llevaron algunos golpes, particularmente su hija, fue atendido por un médico y una enfermera que le pidió se quitase el anillo que tenía en uno de los dedos de la mano derecha para poder curarlo. En ese momento comenzó a gritar repetidamente “¿qué me quite qué?” para fijar su atención en el médico que, hasta entonces, había estado en un segundo plano, saltar de la camilla y arrinconarlo poniéndole su cara pegada en actitud amenazante sin dejar de gritar “¿qué me quite qué?”.

Los gritos del usuario y las voces de sus familiares llamaron la atención de uno de los dos guardias de seguridad del centro que acudió para interponerse entre agresor y profesional, momento que aprovechó este para alejarse. A pesar de ello, lo amenazó de muerte tras insultarle repetidamente, al tiempo que siguió insultando a la enfermera, familiares e incluso dio un golpe en el tórax a uno de los guardias de seguridad, sin faltar el recordatorio a los familiares fallecidos de todos los presentes, chillidos, golpes, destrozos del mobiliario y la dispersión de la sangre de las heridas, que no habían podido ser curadas, por la consulta de enfermería y la camisa de uno de los guardias. La Policía Nacional fue avisada previamente e indicó que enviaba una patrulla de inmediato, aunque tardaron bastante en llegar.

Aquí tiene el SAS una nueva oportunidad para demostrar que su eslogan de “tolerancia cero” está dispuesta a hacerla realidad, poner denuncia de oficio al agresor y solicitar los daños y perjuicios ocasionados lo que, hasta ahora, no hemos visto ni una sola vez plasmado en una sentencia. Si hay consecuencias para los agresores tendremos una oportunidad para controlar las agresiones. De lo contrario será imposible. Aunque se hagan otras muchas acciones para controlarla.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar