Un alud de nombramientos en el SAS que oculta intereses partidistas

La Administración sanitaria saliente ha aprovechado los pocos días que le quedan en el cargo para convocar 65 puestos de cargos intermedios, solo en la categoría de facultativos, tras la celebración de las elecciones andaluzas. Este hecho nos da la oportunidad de llevar a cabo un análisis, quizás el último, de las formas del equipo que ha gestionado la Sanidad andaluza durante décadas.

Ante todo, es notable que todos estos nombramientos lleven asociado el nombre de un profesional. En Andalucía, cuando se comenta la publicación de una jefatura de servicio o de sección, todos añadimos de forma inconsciente el nombre del designado para ocuparlo: “Han sacado la jefatura de ‘Fulanito’”. En Andalucía no se convocan puestos de cargos intermedios sin más; se convocan, invariablemente, para alguien. Durante un tiempo hubo quienes se no se resignaban a este nepotismo y optaban al puesto a pesar de no ser los elegidos, aunque solo fuera para poner en apuros al tribunal. Pero con el tiempo esta práctica casi ha desaparecido, pues casi todos hemos sobrepasado el umbral de humillaciones que somos capaces de soportar.

Con todo, muchos de estos profesionales merecen nuestro respeto. Nos referimos a los que han demostrado valía profesional, respeto por sus compañeros y compromiso con la profesión. Dado que cada vez menos facultativos se han mostrado dispuestos a desempeñar puestos de responsabilidad bajo esta Administración, el que se ofrecía a organizar el servicio con criterios de profesionalidad y justicia le hacía en algunos casos un favor a sus compañeros. Lamentablemente, en muchos casos han desempeñado sus funciones sin un nombramiento formal, algo que los privaba de la retribución asociada al puesto. La Administración saliente les prometió durante años un nombramiento que nunca llegaba.

Curiosamente, de forma súbita, esta misma Administración ha decidido que ya era hora de regularizar esta situación. En unos pocos días, decenas de nombramientos que llevaban meses o años paralizados han sido publicados en BOJA. Los actuales gestores pueden hacerlo, desde luego, pero cabe preguntarse por qué lo hacen precisamente ahora. Para aventurar una hipótesis al respecto no basta la información que proporciona el BOJA: hay que conocer los nombres de los agraciados. Este dato no es secreto. Todo el mundo sabe, en cada hospital, para quien es cada puesto. Contando con esta información, podemos aventurarnos a ofrecer una hipótesis sobre las causas de esta urgencia.

Podría suceder, y es solo una idea, que algunos de los designados para estos nombramientos se hubiesen señalado en el pasado por su lealtad al equipo saliente. Imaginemos que alguno de los designados fue, y es solo un ejemplo imaginario, director gerente de un importante hospital. Tal vez su sesgo político le haga temer que el nuevo equipo directivo no cuente con él como jefe de servicio. Acaso quienes mantuvieron con él buenas relaciones desean ponerlo a salvo de esta incertidumbre dejándolo colocado. Si fuera así, no existiría mejor pretexto para el nombramiento que incluirlo en un mismo paquete junto con los facultativos que se merecen el puesto por su valía personal y no por el contenido de su agenda telefónica.

A pesar del tono, esta no es una cuestión menor. El nepotismo que ha dominado la Sanidad andaluza durante décadas no es cosa de broma. Ahora se abre un periodo de esperanza que no depende del signo político de los nuevos gerentes, sino de su honestidad, una cualidad que debemos exigir a todo representante de los ciudadanos. Nuestro sistema sanitario está enfermo. Los puestos de responsabilidad no pueden seguir siendo materia vinculada a favores recíprocos, objetos de mercadeo partidista. La política debe salir de la gestión clínica. Esta será una de las primeras tareas que deberá afrontar el equipo directivo. Si el cambio político en Andalucía se limita a un cambio de nombres y no de principios y reglas, los profesionales sanitarios sufriremos una profunda decepción.

Comité Ejecutivo SMS

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar