Regresa el caos invernal a los hospitales de Sevilla

Hemos estrenado el invierno en los hospitales andaluces como todos los años, es decir, con mucha gripe, muy pocas camas y facultativos que, desgraciadamente, han normalizado lo que no debería ser normal: el caos. Caos tanto en las urgencias, colapsadas, como en las plantas de hospitalización, sin camas suficientes. El sistema no está preparado para la demanda de ingresos que hay –siempre- en estas fechas. Las noticias de colapso hospitalariao no sorprenden a nadie ya, aunque este suponga un problema que ni se cuantifica ni se aborda de forma correcta por el SAS, como no se ha hecho nunca en años anteriores.

A pesar de los planes de alta frecuentación (que en muchas ocasiones se basan en “la palmadita en la espalda” y nada más), volvemos a ver la misma foto de todos los inviernos, esa de las camillas en los pasillos y los días de espera para ingresar en planta de hospitalización. Y unos profesionales que vienen de una situación de saturación habitual durante todo el año, que en estas fechas se convierte en una pesadilla para todos, incluyendo, por supuesto, a los pacientes y a sus familiares. No se puede asumir que la carga de trabajo se multiplique por 2 ó 3 y los encargados de llevarlo a cabo no, y encima se pretenda mantener con unos estándares mínimos de calidad en la asistencia sanitaria.

Porque, aunque el problema del invierno es cíclico, otros problemas no lo son. Hablamos de listas de espera quirúrgica inasumibles; tiempos de espera para ser valorado por un especialista o para realizarse una prueba complementaria que, aparte de estar fuera de decreto, se les hacen eternos a nuestros pacientes; agendas duplicadas; tiempo muy escaso en consulta para valorar debidamente patologías de gran complejidad, y un largo etcétera.

A esto hay que añadir lo que viene siendo un problema real y que empeora con el paso de los meses: no hay suficientes médicos en los hospitales. Y si se trata de un hospital comarcal, la situación es, incluso, peor. Pero quizás ya no es cuestión de señalar la escasez de médicos, sino que no hay ni buenos contratos ni buenas condiciones laborales.

Estos días atrás me comentaba un compañero, que se ha trasladado recientemente a Andalucía proveniente del salarialmente lejano norte de España, que el invierno por aquellos lares es muy duro en las urgencias también, pero que hay el doble de efectivos. Y a esto hay que sumar que este compañero se ha trasladado a Andalucía perdiendo un 30% de su sueldo, aproximadamente. Y seguiremos diciendo que no hay suficientes médicos y que hay dificultades asistenciales por falta de profesionales en las bolsas de trabajo. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

En tanto en cuanto la Administración andaluza no se plantee que tiene un serio (muy serio) problema de falta de inversión en sanidad que no debería tardar en abordar, este caos invernal se repetirá, corriendo incluso el riesgo de que vivamos en nuestros hospitales una noche invernal… perpetua.

 

Dr. José del Valle

Secretario de la Rama Hospitalaria del SMS

Foto: ABC

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar