Extracomunitarios, ¿solución para el déficit de médicos o parche para mantener la herida de la precariedad laboral?

El déficit de facultativos, sobre todo en Atención Primaria, es un problema que se extiende no solo en Andalucía, sino por toda España. ¿Qué soluciones existen para acabar con ella? Recientemente nos hacíamos eco de algunas medidas propuestas desde la sanidad privada, como compatibilizar una actividad pública con una actividad privada. Pero, ¿y desde la sanidad pública, la misma que ha venido recortando recursos a diestro y siniestro en los últimos lustros? Se habla al respecto sobre la contratación de médicos extracomunitarios, lo que a todas luces es poner un parche a una herida abierta, principalmente, por la precariedad laboral ofertada desde las administraciones que provoca que muchos profesionales prefieran probar suerte en otros países o en el sector privado.

Sobre este tema, informa Consalud de que algunas Comunidades Autónomas proponen la contratación de profesionales extranjeros, sobre todo, para trabajar en Atención Primaria y cubrir los puestos de difícil cobertura. Un ejemplo es Galicia que, después de que el Servicio Gallego de Salud (Sergas) admitiese la dificultad de encontrar médicos, decidió blindar por ley los extracomunitarios. Según informaba la prensa local el pasado mes de febrero, el Sergas ha agilizado el proceso para que los facultativos extranjeros de fuera de la Unión Europea tengan todas las garantías jurídicas a la hora de incorporarse a su puesto.

La facilitación de los trámites de residencia es otra medida que se ha planteado en Aragón, donde el 25 por ciento de sus MIR son extracomunitarios. Y es que una vez terminan la residencia, al día siguiente necesitan tener un contrato para poder quedarse y ejercer en España. Asimismo, se advierte de que, de no ser así, pierden su permiso de residencia y tiene que solicitar uno de trabajo al Ministerio de Interior que tarda más de seis meses.

Otra Comunidad Autónoma que ha contratado a médicos extranjeros es Castilla-La Mancha con el objetivo de “mantener un sistema sanitario digno, rebajando mensualmente las listas de espera”, afirmaban desde la Consejería de Sanidad después de que a principios de 2018 se acusase al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) de contratar a facultativos sin la especialidad homologada.

Precisamente, la homologación de los títulos es otra traba a la que se enfrentan los facultativos de países de fuera de la Unión Europa que quieren ejercer en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Según la Asociación de Médicos Extracomunicarios (Asomex), el proceso se realiza a través de Ministerio de Sanidad, Consumo y Asuntos Sociales y los requisitos están regulados en el Real Decreto 459/2010. En cambio, la homologación de los títulos de Medicina, para aquellos que deseen hacer el MIR en España, es tramitada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

OTRAS FÓRMULAS

Facilitar el acceso de los médicos extracomunitarios no es una medida aislada para paliar el déficit de médicos en determinadas zonas. A ésta se suman la solicitud a Sanidad de aumentar las plazas MIR, los programas de fidelización para retener a los residentes una vez terminan su formación y la eliminación de los jubilaciones forzosas. Tampoco estaría mal ofrecer contratos y condiciones laborales dignos.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar