La falta de Plan de Verano del SAS nos deja sin médicos

El malestar de los profesionales sanitarios con la Junta de Andalucía vuelve a ser una pira ardiendo cuando sólo han apuntado los primeros rigores del verano. O precisamente por eso. El plan de cobertura vacacional para el verano, ha vuelto a hacer que salten todas las costuras del SAS.

La inconcreción en torno a cómo se va a desarrollar el periodo estival ha vuelto a enervar a la oposición y los sindicatos, que prevén otro verano horrible como el del año pasado.

Así, a 2 de junio aún no se conoce a ciencia cierta cuál será la ratio de sustituciones del personal durante los próximos meses.

¿Por qué se ha metido el SAS en pleno verano para definir su propio verano? Además de los seculares problemas presupuestarios que padecen las arcas andaluzas, la administración está encontrando problemas para cubrir determinados puestos, especialmente de médicos. Como una pescadilla que se muerde la cola, el retraso en plantear las contrataciones estivales y, sobre todo, las condiciones laborales que puede ofrecer, peores que en otras regiones, han llevado a un buen número de profesionales a hacer las maletas y buscar destino en otras comunidades autónomas.

Y es que la fuga de trabajadores del sector ya no se ciñe a países del extranjero como Inglaterra o Portugal. Baleares, Extremadura o Madrid son el nuevo destino para muchos facultativos formados en Andalucía.

Pero el problema, aunque se ha agudizado este año, no es nuevo. «Todos los años se van en verano a trabajar a otras zonas de España porque aquí el plan de verano de la Junta tarda demasiado», explica Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico en Andalucía. «El año pasado por ejemplo el área norte de Huelva se quedó sin médicos de familia porque se marcharon todos a Extremadura (en donde también se ofrecen contratos de un año). Hubo muchos problemas para llenar esas vacantes». Los médicos, continúa Carrasco, no pueden esperar a que la Consejería de Salud les llame, porque suele ser «muy tarde» y no se pueden permitir rechazar una oferta de trabajo.

Las diferencias, además, no son sólo salariales o de duración de contratos. También de condiciones de trabajo, lo que explica las dificultades que se está encontrando el SAS para cubrir las vacantes en zonas donde la presión asistencial hace «muy penosas» las guardias, como ocurre con las urgencias de los centros de salud de la Costa del Sol Occidental, la zona de Andalucía que más turismo recibe en estos meses. Allí se producen cada verano esperas de cinco o seis horas que generan un notable descontento entre los usuarios. Cuando hace cinco o seis años no había trabajo en ningún sitio los jóvenes aceptaban lo que fuera, pero ahora lo tienen claro y se van.

Una compañera de Úbeda se va a Baleares en condiciones muy superiores a las de aquí, 3.700 € brutos al mes, sin guardias, por 2.300 en Andalucía, con un contrato de 6 meses, por solo 4 en Andalucía, y vacaciones pagadas. Compensa, a pesar de los alquileres y coste de la vida más caros. Y aquí, sin enterarnos y maltratando a los que estamos.

Fuente: ABC de Sevilla

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar