Ea, ea, ea, Carbonero se cabrea

En las primeras elecciones sindicales, recién restaurada la democracia, UGT y CCOO, herederas del sindicalismo vertical, se repartieron todo el pastel.

Los médicos, engañados e ignorados, dentro de estos sindicatos, pronto se dieron cuenta que sus asuntos los tenían que gestionar por sí mismos.  Otros profesionales también llegaron a la misma conclusión y nacen los sindicatos independientes, llamados “amarillos” desde los sindicatos de “izquierdas”. Pero ¿Quién se comporta como amarillo en los sectores públicos?

Nacen SATSE, de enfermería y la CESM de médicos y durante muchos años fueron en “coalición” a las elecciones colocándose como primera fuerza en hospitales y en primaria.

La situación actual es que SATSE y Sindicato Médico, ya por separado, son los referentes de sus respectivas profesiones y lideran la Mesa Sectorial de Sanidad. También en Educación hay sindicatos profesionales desde hace muchos años y finalmente, en la Mesa Sectorial de la Administración General surge un sindicato independiente y se alza con la victoria en poco tiempo. El SAF (Sindicato Andaluz de Funcionarios).

En las Mesas Sectoriales de Educación, Sanidad y la citada de Administración General, los sindicatos profesionales van desplazando a los sindicatos tradicionales “de clase” pero no en la Mesa General donde CSIF, UGT y CCOO mantienen la exclusividad gracias a los delegados que obtienen en las empresas y chiringuitos que mantiene la Junta como administración paralela.

Después del palo sufrido en Sanidad por CCOO y UGT que caen a los puestos 4º y 5º de la Mesa Sectorial, a pesar de las triquiñuelas, que en connivencia con CSIF, utilizaron en las elecciones, ha llegado el descalabro en la Administración General donde se han quedado fuera de la Mesa al no alcanzar el mínimo respaldo exigido. Mesa Sectorial en la que SAF se ha quedado con casi el 50% de los delegados, doblando la obtenida por CSIF.

La reacción de los dirigentes de los sindicatos de clase CCOO y UGT, en lugar de hacer autocrítica y entonar el mea culpa, ha sido la de la pataleta. Cargan contra nuestros socios del SAF con toda clase de descalificaciones, llegando a decir Carbonero que “lamenta” que este sindicato, retrógrado y conservador,  haya ganado y avisa que durante los próximos cuatro años, la Mesa Sectorial estará vacía de contenido. Vacía de contenido porque la boicotean desde la Mesa General los sindicatos de clase. Esta es la idea que tienen de la democracia, ningún respeto por la libertad de los profesionales a elegir a sus representantes.

La atomización de los sindicatos independientes y, en muchos casos, su falta de estructuras, unido al incesante caudal de subvenciones públicas, es lo que mantiene a los sindicatos de clase en la situación actual, porque ya todo el mundo sabe de qué pie cojean.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar