Ah, ¿pero no hay médicos?

“Nada surge de la nada” (Parménides de Elea, s. V a.C.)

WhatsApp. Febrero de 2020. Un director de UGC pide ayuda desesperadamente en un grupo de más de 120 médicos con contratos temporales de AP en el Servicio Andaluz de Salud. Solicita contactos por si existiera algún médico en el grupo o entre sus conocidos para ofrecerle un contrato indefinido como pediatra en su unidad. Su llamada de auxilio contrasta con la sonrisa inicial entre los participantes del grupo que da paso de inmediato a la carcajada general.

No, no es un esbozo literario, ni un guión para la puesta en escena de una representación: es la crónica fiel de la realidad que se nos viene encima.

Pero… Señores gobernantes autonómicos andaluces, ¡que la casa se nos cae!

¿No será mejor apuntalar el edificio que esperar a que se nos caiga? ¿Dónde están las medidas incentivadoras para atraer facultativos o para evitar que se nos vayan los contratados en precario? ¿Para cuándo la eliminación del complemento de dedicación exclusiva que rescataría a quienes se obliga a trabajar lo mismo que sus compañeros en la pública, pero con menor remuneración por trabajar fuera al terminar su jornada? Qué vergüenza en una sociedad que se vanagloria de estar luchando contra las desigualdades sociales, económicas y de género, ¡qué vergüenza!

Si nadie encuentra facultativos para atender a nuestros niños; si los pediatras no quieren ni oír hablar de la Atención Primara en sanidad pública; si cada vez hay más plazas que tendrían que estar cubiertas por pediatras y lo están por médicos de familia o licenciados sin título de especialistas; si llevamos ya dos años rozando el pleno empleo en Atención Primaria; si la bolsa de empleo del SAS emplea casi todos sus recursos en atención primaria para ofertar mejoras de empleo a los facultativos que ya lo tienen; si la sequía de facultativo no se va a solucionar con más “danzas de la lluvia” como las realizadas hasta ahora; si de la nada nunca sale nada… ¿a qué esperamos señores gobernantes?

¿No les parece que nuestra sociedad merece algo de atención a futuro?

Un médico especialista no lo podemos sacar de la lámpara de Aladino, ¡ojalá! Necesitamos diez años entre carrera y especialidad. Diez años en los que se nos jubilarán los médicos del baby boom. Diez años en los que la Generación Z será incapaz de reemplazar ese vacío profesional. Diez años que acabarán desatando la tormenta perfecta. Hasta hoy, los médicos hemos intentado evitar la caída del sistema soportando continúas mermas económicas, trabajando más horas de las que nuestra propia salud debiera soportar y asumiendo gratis las ausencias de nuestros compañeros por enfermedad, vacaciones o descansos reglamentarios tras 24 horas ininterrumpidas de trabajo.

Sí, la situación es de alarma ante una catástrofe que más que avecinarse está aquí ya. Nosotros lo sabemos y ustedes lo saben. ¿Están esperando a que lo sepa la sociedad? Los ciudadanos que les eligieron para gobernar mediante sus votos, si no lo saben, al menos lo intuyen… porque tontos no son. Si algo tienen claro es que con su salud no se juega y, por desgracia, cada día con más frecuencia, nos encontramos con médicos que debido a la sobrecarga a que son sometidos dejan de ser médicos para jugar a serlo y esto, señores gobernantes, es muy grave.

Que sí que a la Generación Z había que haberle dado más posibilidades de ser médicos abriendo las puertas de nuestras universidades, sí, pero ya es tarde para eso.

Utilicen YA los mecanismos necesarios para controlar los parámetros del paciente crítico en que se ha convertido la sanidad. Se nos muere, no lloremos su exitus ni exijamos responsabilidades por su ida, ¡SÁLVENLO! Hagan que la sanidad andaluza resulte atractiva para los facultativos que no quieren venir y para los que quieren irse. Ofrezcan las condiciones necesarias para ello. Ustedes saben cuáles son, no se las vamos a recordar porque para recordárselo a diario ya están sus cargos intermedios que hartos de reclamarles soluciones comienzan a recurrir a las RRSS buscando lo imposible.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar