Reapertura del Hospital Militar o “anunciar es gratis”

hospital-militar-diario-sevilla

La reapertura parcial del Hospital Militar de Sevilla vuelve al candelero informativo tras el anuncio del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, de la recuperación paulatina de este edificio en estado de abandono desde hace ya demasiados años.

Y es que el SAS, informa Diario de Sevilla, se hará cargo a partir de ahora del viejo Hospital Militar, que en estos momentos está adscrito a una agencia y cuyo principal edificio se encuentra en estado de abandono, según anunció esta semana Aguirre. De esta forma, el SAS irá recuperando esta instalación para dar servicios. Lo primero que se ha encargado son diez quirófanos (de cirugía ambulatoria y de consultas de especialidades) contemplados como una ayuda al Virgen del Rocío, que cuenta con un problema de saturación en las intervenciones quirúrgicas, y que estarían en funcionamiento, eso sí, en el plazo de “dos a tres años” (de uno a dos años, según ABC).

El Militar ha sido objeto de destrozos vandálicos en las últimas semanas, como ya hemos venido denunciando desde el Sindicato Médico. Salud ha acordado mejorar la vigilancia en las instalaciones con la empresa encargada, habrá un circuito cerrado de televisión y un control por cámara de las matrículas de los coches. Pero, a la vez, el SAS asume que debe ir recuperando parte de estas instalaciones, en algunas de las que se presta servicio actualmente, tal es el caso de salud mental o el Centro de Salud de Los Bermejales.

La historia de un abandono

Al respecto de este anuncio, ABC de Sevilla ha hecho un resumen de la historia de este centro hospitalario abandonado a su suerte y que reproducimos aquí:

El Hospital Militar se inauguró el 28 de junio de 1980 con la tecnología médica más avanzada, helipuerto y capacidad para 750 camas, 240 habitaciones individuales, 29 especialidades médicas y 5 quirófanos en sus más 83.000 metros cuadrados. Era como un hotel de cinco estrellas reservado para militares profesionales, soldados de reemplazo (antes de que Aznar suprimiera la «mili») y sus familias, pero desde 2004, cuando la Junta se lo compró al Ministerio de Defensa tras su insistencia en que formara parte del Servicio Andaluz de Salud, es uno de los mayores edificios fantasma de Sevilla.

Ese año era presidente de Andalucía el socialista Manuel Chaves (Zapatero se lo llevaría a Madrid en 2011 como vicepresidente del Gobierno) y se cerró por «por reformas». Antes de que tal cosa ocurriera, este hospital destacaba por su excelente asistencia con unas Urgencias nunca saturadas y habitaciones individuales o dobles, ni una sola triple como las que hay aún en el Virgen Macarena.

El convenio lo firmó la actual ministra de Hacienda, entonces consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, que anunciaba que antes de reabrir el centro se acometerían obras de adaptación por valor de 23 millones de euros, «que durarían sólo 18 meses»; de modo que en 2006 el hospital funcionaría con capacidad para 30.000 intervenciones al año, 31 consultas especializadas, una comunidad terapéutica, un hospital de día y 200 habitaciones individuales, según la flamante portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez.

Pero poco de este plan se cumplió; de hecho, hasta 2009 no se iniciaron las primeras obras. Aquel año la Junta informaba de un «incremento de los costes de 23 a 32,6 millones de euros». Dos años después, en 2011, María Jesús Montero volvía a aumentar la desviación presupuestaria hasta los 54,6 millones de euros, de los que hasta entonces dijo que había gastado 27 millones que, junto a los seis que pagó por la compra, superaban los 30 millones de euros.

La nueva fecha de apertura prevista era finales de 2012 pero a finales de 2011 saltaba la noticia de que la constructora paralizaba las obras por falta de pago de la administración a la constructora, de tal manera que sólo se puso en marcha el hospital de día, la comunidad terapéutica de salud mental, el centro de salud y la sede del Distrito Sanitario. Sumando esta inversión, el gasto ascendió a cerca de 50 millones de euros.

Las reformas se eternizaron, como suele suceder con las obras públicas, pero acabaron suspendiéndose indefinidamente cuando llegó la crisis. Una plataforma sanitario-vecinal promovida por el Colegio de Médicos y el Sindicato Médico lucha desde hace más de cinco años por su reapertura. Para los profesionales sanitarios, este hospital es el que le hace falta a Sevilla para completar el mapa que forman el Macarena, el Virgen del Rocío y el Valme, cuyas urgencias se colapsan con relativa frecuencia. Dicen los médicos que con el «Vigil de Quiñones» a pleno funcionamiento nadie habría tenido que esperar cama un día entero.

Sevilla es una de las ciudades con menor número de camas por habitante de toda Europa

Sevilla es una de las ciudades con una menor tasa de camas por habitante de toda Europa (1,7, frente a 1,94 de Andalucía y 5,2 de Europa). El Hospital Militar sólo ha servido hasta ahora como gigantesca caja de recambios: se han desmantelado piezas para reponer otras que le faltaban a otros hospitales andaluces como el Virgen de las Nieves de Granada.


Esperemos que el anuncio del Sr. Aguirre no se quede ahí, en un mero “anuncio”. Porque, como comentaba un usuario en la noticia de Diario de Sevilla, “anunciar es gratis…”, y ya hemos escuchado infinidad de anuncios y promesas al respecto de los que los políticos de turno se han ido de rositas.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar