El SAS aprueba un protocolo para resolver conflictos entre empleados

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) y las organizaciones sindicales han aprobado, por unanimidad en Mesa Sectorial, un novedoso procedimiento para resolver conflictos entre los trabajadores de los centros sanitarios. El objetivo es actuar en una fase inicial del conflicto y evitar el deterioro de las relaciones entre los trabajadores e incluso posibles problemas de salud que puedan derivarse de una situación de conflictividad.

Este procedimiento es especialmente relevante en una empresa como el Servicio Andaluz de Salud que cuenta con una plantilla de cerca de 106.000 trabajadores. Cualquier trabajador que se sienta afectado por un conflicto laboral puede solicitar la activación de este procedimiento. A partir de esta solicitud, se valorará el caso por la dirección competente en materia de Personal del centro y la Comisión de Resolución de Conflictos que determinará las acciones que deben realizarse.

Este procedimiento no tiene carácter sancionador, sino que pretende evitar o minimizar los riesgos psicosociales en el trabajo y abogar por la mediación como método de resolución del conflicto garantizando un tratamiento objetivo, eficaz y confidencial del problema, sin represalias para todos los que intervienen en el proceso.

De esta forma, se pone el acento en el proceso de la mediación que debe desarrollarse como un proceso de cooperación entre las partes, voluntario y en el que sólo participen las partes afectadas, ya que resulta clave analizar la situación sólo entre los trabajadores implicados. La mediación debe ser también ágil, confidencial y adaptarse a las necesidades laborales de cada trabajador. Además, se establece el compromiso de los trabajadores de ser proactivos en la búsqueda de soluciones y mantener el debido respeto en todo momento.

La figura del mediador

El procedimiento establece la figura del mediador que tendrá que ser imparcial, crear un clima de confianza con los trabajadores implicados y velar por la confidencialidad de todo el proceso. El mediador asesorará a cada parte y profundizará en las causas del conflicto y los trabajadores implicados realizarán propuestas para minimizar, eliminar o resolver el conflicto. Estas propuestas serán evaluadas con la ayuda y apoyo de la persona mediadora y se tendrá en cuenta la eficacia de las posibles alternativas y la relación coste/beneficio de cada una de ellas. Se determinará además los plazos necesarias para llevar a cabo las soluciones propuestas por las partes.

En caso de que el proceso de mediación no funcione, se suspenderá el procedimiento y el mediador informará a la Comisión de Resolución de Conflictos que adoptará las medidas oportunas.

 

Fuente: Redacción Médica

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar