¡Nunca un Acto Único fue tan único!

El pasado 21 de mayo de 2019 se llevó a cabo, mediante procedimiento extraordinario, la oferta de contratación a los Médicos Residentes que finalizan el periodo de especialización el mismo mes: para Atención Primaria en la provincia de Sevilla se ofertaban 43 plazas para Medicina Familiar y Comunitaria y 23 para Pediatría, con contratación hasta el 31 de diciembre y posibilidad de prórroga.

La convocatoria especificaba que, en el caso de que hubiera varios candidatos para un mismo puesto, tendrían que aportar méritos para llevar a cabo la elección en base al baremo establecido por la Bolsa de contratación temporal del SAS.

En previsión de la gran afluencia a la convocatoria la cita, se llevó a cabo en el salón de actos del Pabellón de gobierno del Hospital Virgen del Rocío. La foto que muestra la pantalla con la disposición y distribución de la oferta de plazas (arriba) se tomó minutos antes del inicio del acto; la foto que muestra solo el anfiteatro (justo debajo) se tomó ya durante el transcurso del propio acto. El acto fue tan único que tan sólo acudió a la oferta una especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Así lucía el Pabellón de gobierno del Virgen del Rocío durante el Acto Único…

Eso sí, no faltaba personal de apoyo para la toma de decisión final de la residente egresada en su primer contrato como flamante especialista una vez concluido su periodo de formación. Allí estaban desde la subdirección del hospital donde se celebraba el acto hasta direcciones gerentes, direcciones médicas y/o administradores de los distintos distritos de Atención Primaria o Agrupaciones Sanitarias, además de delegados sindicales. Toda una cohorte que no hizo sino evidenciar el estrepitoso fracaso del actual sistema sanitario en cuestión de dotación de personal facultativo en general, pero de un modo muy particular en el ámbito de la AP.

En un mercado de libre comercio, si produces más de lo que eres capaz de vender, te acabas quedando con el producto en el almacén o lo terminas saldando a mitad de precio. Esa fue la premisa con la que se montó un sistema de AP de Salud en la que los recursos de médicos eran infinitos; pero, claro, la pirámide poblacional no ayudó para nada y, de repente, nos encontramos con que en el almacén no nos queda más “producto” o que la materia prima es muy difícil de conseguir y además el proceso de fabricación dura entre 10 ó 12 años. Y, encima, el “producto”, una vez elaborado, es tan exclusivo que nos lo quitan de las manos. Hay quien compra el “producto” y no le importa pagar por él un 25% más de lo que nosotros pagaríamos. ¿Un 25%? ¿Y por qué no el doble o el triple? El caso es tener acceso al “producto” al precio que sea y, si el “producto” es “Made in Spain”, el éxito de venta está asegurado.

La política ha demostrado, en las décadas que han seguido a la reforma sanitaria para llevarnos hasta las puertas del primer cuarto del s. XXI, que las promesas, si no van acompañadas de profundos estudios sociodemográficos y económicos, acaban llevándonos a parodias como la vivida el 21 de mayo de 2019.

Administrar a corto plazo conlleva riesgos importantes para una empresa. Si tu “producto” ya no se vende, es muy posible que no hayas sabido adecuarte a la realidad actual del mercado: o modificas el “producto” o consigues que la demanda del mercado sea distinta. Lo que no es permisible es que si no eres capaz de administrar los bienes y servicios de mi empresa te mantengas, a pesar de ello, a cargo de la administración de la misma.

¡Ah! ¿Que todavía no nos hemos enterado de qué es lo que tiene de malo “el producto” para que no se venda? Pues la verdad es que todo el que entra en la tienda se lo viene diciendo al vendedor desde hace años:

  • Contratos eventuales en lugar de interinidades.
  • Baja remuneración.
  • Sobrecarga laboral.
  • Labor diaria alejada de aquella para la que te has estado formando.
  • Escasas perspectivas de continuidad formativa profesional.

¿Seguimos? ¿De verdad no conocemos la realidad del mercado? ¿Vamos a seguir mirando los escaparates de la tienda, sin entrar a comprar porque no nos interesa el producto, sin que nadie lo cambie y mientras vamos dejando que la tienda on line se crezca y cope todas las transacciones?

Un ACTO ÚNICO como el del pasado 21 de mayo debería ser eso: único; no debería repetirse nunca más. Tiene que haber un antes y un después o acabaremos cerrando la empresa.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar