Los médicos somos más pobres que hace diez años

Los médicos no aguantan más. Esta semana se han convertido en protagonistas de la actualidad echándose a la calle para reclamar la mejora de sus condiciones laborales. Entre las protestas de los médicos, la pérdida de hasta el 35 por ciento de su salario durante los últimos diez años con la excusa de la crisis, es una de las más importantes. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC ha aumentado un 12,6 por ciento desde enero de 2008.

Los últimos datos de la EPA reflejaban que el sector sanitario en España había destruido 34.700 empleos en el último trimestre de 2017 y hubo casi 54.000 contrataciones menos a jornada completa. No es el caso de Nicolás Torres, médico de 63 años que, aunque ha visto cómo su economía se resentía bastante desde que empezara la crisis, aún conserva su empleo. Torres trabaja en una pedanía de Cabezas de San Juan, a unos 65 kilómetros de Sevilla. “He tenido que ver cómo los ingresos de mi familia se mermaban notablemente y, sin embargo, aunque ha habido unos años en los que se ha mantenido el IPC, eso era solo para ciertas cosas. Los precios de la vida rutinaria no han bajado nada”, denuncia Torres, que bien lo ha notado en el bolsillo: “En mi día a día, por ejemplo, teniendo que desplazarme 115 kilómetros, veo que la gasolina y quedarme a comer es una perjuicio de unos 300 euros mensuales sobre un sueldo ya recortado y claro, es algo que se nota”.

Para Torres, la merma salarial ha supuesto unos 300 o 400 euros mensuales. “A los hijos no les recortas nada y menos en los idiomas que sabes que es el futuro, aunque los Reyes ya eran presidentes de república –ironiza el médico-. Recortas un poco en ropa o viajes”, explica el sevillano, consciente de que pertenece “a un segmento de la población que no ha sufrido tanto la crisis”. Aunque sí ha visto cómo su bolsillo iba menguando pese a realizar un trabajo indispensable para la sociedad: “En el 2009, el sueldo base con una categoría A, nivel 21, que es el que tenemos aunque en realidad tenemos un nivel más alto, es de 1158 euros. Y en el 2017, 1120 euros. Hay 37 euros solo de diferencia sólo en el concierto básico, al que hay que añadirle los recortes en complementos”, explica Torres, que los ejemplifica: “Por ejemplo, el de destino antes era de 611 euros y ahora es de  588. En una nómina normal hay 10 o 12 complementos. Y si los vas sumando…” Torres recuerda una anécdota con su mujer en la que se dio cuenta del ajuste que estaba haciendo en la economía familiar: “Había un señor afilando cuchillos y le preguntamos cuánto cobraba la hora y era más que yo. No lo ganaba yo ni loco en una guardia,” bromea el médico, que dice que se han tenido que ajustar el cinturón “un pocazo” en la familia: “Antes la guardia eran a 18 euros la hora y ahora están a 15”.

“Uno de los problemas del salario de los médicos es que es muy bajo y aumenta dependiendo de la actividad extraordinaria que se haga. Y esa actividad, en algunas autonomías, también ha sufrido un recorte considerable”, explica Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz, que añade: “por ejemplo aquí, se recortó en un 10 por ciento.  Lógicamente, quien más jornadas extraordinarias hace, más recorte tiene que asumir. Pero la media del 35 por ciento es aplicable a todo el territorio.

“El salario del médico viene regulado a nivel estatal pero las autonomías regulan los complementos. El salario base más el complemento de destino, lo que está legislado a nivel estatal, era de 24.848 euros en 2010 y de 23.066 euros en 2017. Solamente ahí, ya vemos una pérdida del 7 por ciento. A esto cada comunidad le añade los complementos que marcan la diferencia entre las autonomías”, explica el presidente del SMA, que centra los datos de su comunidad:  “En Andalucía, por ejemplo, hemos pasado del salario de un médico de hospital que tenga dedicación exclusiva (que se paga a 1000 euros aquí), y cumpla todos los objetivos variables  -y por tanto cobre toda la productividad; siendo de la parte alta de las retribuciones- en el 2010 podía llegar a cobrar 52.000 euros y en 2017 no pasa de los 48.000”.

“Han vendido a la sociedad que los médicos ganamos mucho dinero y vivimos muy bien. La imagen del cirujano con la piel morena por estar en Marbella, con un cochazo y un yate, es una imagen falsa, solo la tienen unos pocos médicos afortunados. La mayoría vamos cada día a trabajar a nuestro pueblo y somos  ciudadanos normales, que si vamos por la calle no se nos distingue del resto”, lamenta Torres, que lleva 35 años trabajando sin parary le han dolido especialmente los comentarios que ha tenido que escuchar al respecto: “A la gente parece bien que nos quiten el dinero. El político lo sabe y no va a tomar ninguna medida”.

Torres cree que las movilizaciones son algo más “simbólico”, pero reclama su sitio: “No somos indispensables, pero cuando una persona entra a las 3 de la mañana con un infarto, le salvamos la vida. Que nos paguen a 15 euros la hora y tenga el doble de trabajo el día siguiente, no lo veo justo. Antes se pedían prórrogas para jubilarse a los 67 y ahora se preguntan por cómo jubilarse antes”.

Fuente: Redacción Médica

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar