21 de marzo: mas motivos que nunca para manifestarnos en Madrid

El acuerdo alcanzado entre CCOO, UGT y CSIF y el Ministerio de Hacienda sobre los empleados públicos pone de manifiesto el abandono total de los sindicatos de clase para los profesionales sanitarios del grupo A.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), a la que están afiliados más de 50.000 profesionales que trabajan en la sanidad pública y es, por tanto, la organización mayoritaria en su sector, considera una tomadura de pelo y brutal discriminaciónpara los facultativos el acuerdo firmado ayer por el Ministerio de Hacienda y los sindicato de la Mesa de la Función Pública (CC.OO, UGT y CSIF) sobre retribuciones de los funcionarios, en virtud del cual se establece un incremento general del 8,8% en tres años, del que sólo un 6,1% se encuentra garantizado, mientras que el resto se hace depender del crecimiento económico y el cumplimiento de los objetivos de déficit.

Esto supondrá, en el mejor de los casos, que en 2020 igualarán el salario que cobraban diez años antes, cuando comenzaron los recortes, mientras que en el peor escenario significará estar cinco puntos por debajo de lo que cobraban entonces.

CESM lamenta lo firmado al ver que lo que hace es cronificar la discriminación salarial de los facultativos iniciada con el Gobierno presidido por Zapatero en 2010 y mantenida -e incluso acentuada- por los que vinieron después.

La posición de los médicos para restituir los derechos perdidos es muy clara y debe concretarse en los siguientes puntos:

– Derogación del recorte de junio de 2010 y reposición de las retribuciones vigentes hasta el 31 de mayo de ese año que deben actualizarse, como mínimo, según el IPC acumulado desde entonces.

-Restitución y pago debidamente actualizado del complemento de Carrera Profesional, que también fue congelado dentro de la política general de recortes.

-Que las guardias médicas se retribuyan como lo que son: jornada extraordinaria. (El colectivo médico es el único en el que la retribución de la jornada extraordinaria, que en su caso es además obligatoria, es inferior a la ordinaria.)

-Reposición incondicional y no sometida a negociación alguna del 100% de las retribuciones en situaciones de IT.

-Derogación de la jornada obligatoria mínima de 37,5 horas semanales. Con devolución de la capacidad de negociación de la jornada laboral a los órganos normativos de los servicios de salud.

-Recuperación de los días de libre disposición.

La manifestación del próximo 21 de abril en Madrid comienza a las 12 horas frente a la sede del Ministerio de Sanidad y transcurrirá hasta el Congreso de los Diputados, donde los manifestantes entregarán un manifiesto a los portavoces de Sanidad de los partidos políticos con representación parlamentaria.

Fuetes: SMA

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar