La productividad es mas alta por dar citas que por curar enfermos

ABC de Sevilla publica hoy un artículo donde el SMA hace ver como para el SAS es más productiva la burocracia que el trato directo del personal sanitario con los pacientes, cuestión que se refleja en la nómina en el denominado COMPLEMENTO AL RENDIMIENTO PROFESIONAL (CRP).

Para demostrarlo toma como ejemplo los complementos repartidos en 2014 entre la plantilla del Macarena. Los servicios de Atención al ciudadano (que gestiona las listas de espera), admisión de citas, el Área Administrativa de Gestión Técnica, LA DE Gestión de la Demanda Quirúrgica, Participación Ciudadana, Prestaciones, Registro General y Admisión General, áreas puramente burocráticas, reciben todas la máxima puntuación, un 10.

Entre el 10 y el 9,5 están los trabajadores de Gestión Económica, Logística y Documentación, Intervención, Plataforma Logística, Suministros y Compras, Recursos Humanos y Régimen Jurídico. Les siguen, entre los mejor valorados, los informáticos, responsables de estadística, peluqueros, el personal de limpieza y lencería, los gestores medioambientales y radiofísicos.

Por detrás de todos ellos se encuentran las unidades que tienen una relación directa con los pacientes, médicos y enfermeros. Dentro de los facultativos, la mejor nota, un 8, es para el Área del Corazón, una rara avis en un colectivo que no suele recibir más de un 7. El SAS dio una nota del 7,01 a los urólogos, un 6,56 a oncólogos, un 6,11 a anestesistas, un 6,09 a oftalmólogos y un 5,81 a reumatólogos del citado hospital.

El CRP es un plus que la agencia de la Junta de Andalucía que gestiona la sanidad pública paga a su plantilla cada año dependiendo de la consecución de unos objetivos marcados por la dirección. Para medirlos asigna una puntuación en una escala de 0 a 10. La capacidad de decisión de los profesionales sanitarios es limitada y los criterios «los imponen desde arriba».

Desde el Sindicato Médico aseguramos que la gestión se rige por criterios economicistas: «Se le da un caramelo a quienes controlan el gasto y castigan a los que generan un gasto por su actividad». «Si es verdad que lo que mejor funciona en el SAS es la gestión administrativa, entonces tenemos un problema porque una empresa sólo puede funcionar si hace bien lo que tiene que hacer bien: dar asistencia sanitaria a enfermos», 

La Consejería de Salud, en cambio, niega, de forma tajante, que primen objetivos economicistas en la sanidad pública andaluza. Salud expone que «los criterios de evaluación son diferentes y las cantidades retribuidas son, igualmente, no comparables, como bien saben las organizaciones sindicales y los profesionales del sistema; al igual que lo es la masa salarial de cada categoría profesional». Por todo ello, «no puede hacerse una lectura sesgada de la puntuación obtenida por los diferentes colectivos profesionales o unidades».

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar