Uno de los tres hospitales de Sevilla cierra en verano

El diario ABC de Sevilla de ayer se hace eco del aumento del cierre de camas y de la precariedad laboral que asolará de nuevo a los sufridos afiliados a la Seguridad Social en Andalucía y a los profesionales que les atienden este verano. Aproximadamente un 10 % más de las 3.000 camas que se cerraron en 2014; más de un 30 % de las que están abiertas fuera de la época estival. Y, si en Sevilla, capital, hay tres hospitales, V. del Rocío, Macarena y Valme, es como si uno de ellos estuviese cerrado en verano

El argumento del SAS el mismo de todos los años: en esta época del año baja la demanda.

No podemos estar de acuerdo con esa falacia cuando el propio SAS reconoce que las listas de espera están al límite, cosa lógica si durante todo el año las plantillas están permanentemente por debajo del 100 % por la escasez de sustituciones y por la contratación en precario al 75 % o menos. Y, si es así, no se pueden parar durante dos meses porque luego todo el año se trabaja a revienta calderas para recuperar lo irrecuperable y hacer que los profesionales se quemen otro poquito más.

El nivel de contrataciones en verano es otro cantar. El total no llega al 5 % del personal que está de vacaciones y con contratos en precario al 75 %. Es decir, otro 25 % menos sobre los contratos que el SAS dice haber hecho. Traducción: profesionales saturados y desmotivados y pacientes desatendidos por el sistema.

Y la Presidenta en funciones pasa de cumplir la palabra dada sobre contratos al 100 % de los eventuales

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar