Vuelven las agresiones contra los profesionales del SAS

El pasado sábado, un paciente insultó y amenazó de muerte a dos sanitarios en Urgencias del Hospital Macarena. Las profesionales temen un nuevo ataque porque se sienten indefensas. Estos sucesos han sido recogidos por el Diario de Sevilla en su edición de hoy.
El paciente fue atendido en la sala Prioridad I, pese a que su cuadro clínico no requería asistencia en este lugar dedicado a los casos más graves. Las Urgencias estaban tranquilas en esos momentos y este paciente no tuvo que soportar esperas para recibir asistencia. Al entrar en la consulta, la primera profesional que trató de atenderlo comenzó a recibir insultos y amenazas de muerte por parte del individuo que le exigía calmantes. Una segunda profesional del SAS también recibió el mismo trato e incluso sufrió un intento de agresión física por parte de la acompañante.

El Hospital tuvo que recurrir a la Policía Nacional. Pese a la presencia de los agentes, el paciente volvió a insultar a las dos profesionales, médico y enfermera.
Ante esta situación, los agentes lo condujeron a comisaría y llamaron como testigos a las víctimas de la agresión. Poco después, el juez dejó al agresor en libertad, pero éste volvió a acudir a las Urgencias del Macarena. Las víctimas sufrieron un estado de pánico, al comprobar que el agresor había regresado. El individuo fue atendido en Urgencias en otra consulta por el jefe de guardia y quedó ingresado hasta el lunes.

Las profesionales que habían sido víctimas de la agresión no sólo continuaron en sus puestos sino que, el día de la agresión, las víctimas tuvieron que acudir por sus propios medios a testificar a la comisaría en un estado de nerviosismo y de pánico por las amenazas y los insultos que había sufrido poco antes. En estos momentos, las profesionales se sienten indefensas, sufren estrés postraumático y temen que el agresor cumpla con sus amenazas.
Fuentes hospitalarias, por su parte, explicaron que el Macarena activó el protocolo de agresiones y que el área de prevención de riesgos laborales se pondrá en contacto con las víctimas de esta agresión, que previsiblemente recibirán asistencia psicológica y asesoramiento jurídico. 
Este tipo de sucesos no son los primeros ni, tememos, serán los últimos. Por lo que exigimos al SAS  más control en la seguridad durante la jornada laboral y mayor implicación. Por ejemplo, poniendo un denuncia al agresor y reclamarle daños y perjuicios, tal y como viene recogido en su propio Protocolo de Agresiones.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar