La recuperación de contratos al 100% y las pagas extra, se suman al esfuerzo que suponen los 2,2 millones de euros de gasto anual en concepto de productividad de los 688 cargos intermedios de UGC nombrados por el SAS en los últimos tres años.

El gobierno andaluz condiciona sus promesas de recuperar los contratos al 100% de los eventuales del SAS y las pagas extras en 2015 al presupuesto. Mientras, sólo en concepto de productividad, se incrementa en más de 2,2 millones de euros el gasto anual tras el nombramiento de 688 nuevos cargos intermedios en los tres últimos años por parte del SAS.

 

Entre el 29 de junio de 2011 y el 29 de junio de 2014, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha convocado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) 688 puestos de cargos intermedios en las Unidades de Gestión Clínica (UGC) de toda Andalucía. De esos 688, 252 (36,6%) han sido convocados en el último año. Esto supone para las arcas públicas un aumento del gasto de más de 2,2 millones de euros, sólo en concepto de rendimiento profesional de dichos cargos.

 

Esta cifra llama bastante la atención cuando tanto la Presidenta de la Junta de Andalucía como la Consejera de Igualdad condicionan sus promesas de recuperación de las contrataciones al 100% de los eventuales y la reposición de las pagas extras en 2015 a los ajustes presupuestarios. Desde hace ya más de dos años vienen ajustando el presupuesto con contrataciones de eventuales al 75% (y menores porcentajes), una reducción del 10% de las nóminas complementarias, una nula tasa de reposición de jubilaciones y una aplicación totalmente injusta y desigual de las 37,5h semanales, entre otras medidas.

 

Esto supone un doble rasero en la actuación de la dirección de la Consejería. Mientras que al resto de los profesionales se les sigue pidiendo un esfuerzo y se condiciona su mejora de condiciones de trabajo y la recuperación de sus salarios y pagas extra, no dejan de nombrar cargos intermedios que también suponen una carga presupuestaria que no es desdeñable.

 

A continuación se exponen los datos sobre las convocatorias de cargos intermedios y un análisis del impacto económico que éstas suponen anualmente (tan sólo en concepto de productividad). Dichos datos han sido tomados directamente del BOJA durante los últimos tres años:

 

Como se muestra en la tabla 1, 264 puestos han sido de directores de UGC, 134 de coordinadores de enfermería, 127 de supervisores de enfermería, 87 de jefes de sección facultativos, 29 de jefes de servicio facultativos, 24 de jefes de bloque de enfermería y 23 jefes de grupos. 

  

Tabla 1. Distribución por cargos intermedios en UGC.  

 

En la tabla 2 se muestra la distribución por provincias: 149 han sido en Sevilla, 121 en Málaga, 87 en Cádiz, 86 en Granada, 70 en Almería, 67 en Córdoba,  56 en Huelva y 52 en Jaén. 

 

Tabla 2.- Distribución por provincias de los cargos intermedios. 

 

En la tabla 3 se indican el importe de la retribución actual en concepto de Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) o productividad, para los profesionales adscritos a las UGC y las diferencias retributivas por dicho concepto entre los puestos bases de facultativos, de diplomados sanitarios y de administrativos y sus respectivos cargos intermedios. 

 

Tabla 3. Retribuciones actuales del CRP según las categorías. 

 

En la tabla 4 se indica que 2.297.266,99 euros sólo en concepto de productividad es el incremento del gasto anual que le va a suponer al SAS los 688 nuevos cargos intermedios nombrados en los tres últimos años. El 63,4% de esa cantidad corresponde a la productividad de los directores de UGC.

 

Tabla 4. Impacto económico anual en retribución del CRP en los cargos intermedios.

 

Tras los datos expuestos, cada cual puede extraer sus conclusiones. Se ha condicionado la mejora de los eventuales y el cobro íntegro de las pagas extra en 2015 a los ajustes presupuestarios. Pero sin embargo el SAS sigue engrosando su número de cargos intermedios y su coste en base a la productividad.

 

Desde el SMS llamamos a que se lleve a cabo una gestión de los recursos económicos más razonable, y solicitamos a nuestros dirigentes políticos que piensen, al menos por una vez, en los profesionales que vienen sufriendo unas pésimas condiciones y una alarmante disminución de su capacidad adquisitiva desde hace ya más de dos años.

 

 

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar