Denunciamos las condiciones de profesionales y ciudadanos en Guillena

El pasado lunes 9 de junio, mas de 800 personas se manifestaron a las puertas del Centro de Salud de Guillena para pedir el cese o dimisión de su director, Francisco J. Mariscal Rodriguez, al que la población considera el responsable directo de la situación sanitaria de la localidad. En ningún momento hizo acto de presencia, aunque se encontraba en Guillena. Tampoco es de extrañar su ausencia frecuente pues dirige, desde el pasado mes de febrero, la Unidad de Gestión Clínica de Carmona, a 55 kilómetros de distancia y, desde el pasado 9 de junio, la Unidad de Gestión Clínica de Santa Olalla, a otros tantos kilómetros. Lo que hace que cada vez esté menos tiempo y tenga menor dedicación a Guillena. La recogida de firmas que se inició en la concentración lleva más de 1000 y continúa.
Desde hace mas de 4 años se está produciendo un deterioro progresivo y continuo de la asistencia sanitaria en Guillena. Esta percepción de los ciudadanos, que se quejan de la ausencia de sus profesionales porque la dirección no los sustituye, es conocida por Alvaro Nieto Reinoso, director del Distrito Sanitario Norte-Aljarafe.
Este Sindicato de Médicos de Sevilla lleva manifestándolas desde el mes de febrero de 2010 cuando presentamos el primer escrito denunciando las inceptables condiciones de trabajo a las que Francisco Mariscal sometía al pediatra que cubría las consultas de Guillena y Torre de la Reina. Posteriormente, en diciembre de 2011, presentamos un extenso escrito sobre las condiciones de trabajo de los profesionales del Centro de Salud de Guillena donde denunciábamos los cambios unilaterales en las agendas de los profesionales, motivo por el que llegaban a ver más de 70 pacientes al día, entre otras razones por la falta de sustitución de las ausencias y como esto era motivo de insatisfacción de los usuarios.
Desde entonces hasta ahora hemos mantenido reuniones para hablar de las condiciones de trabajo de Guillena, en general, y de algunas situaciones particulares de profesionales con graves problemas con la dirección.
El panorama ha ido empeorando y, actualmente, esta es la situación:
-Hace más de dos años se suprimieron los tres días de Pediatría en Torre de la Reina. Solo acude el pediatra un día por semana, a tiempo parcial, a Las Pajanosas y Torre de la Reina, adscritas a Guillena. Esto obliga a los padres a adscribir a sus hijos con el médico de familia de estas localidades.
-No se sustituyen a los profesionales ausentes por permisos, licencias, vacaciones y bajas laborales. Un caso de enfermedad de larga evolución está sustituido con un contratado al 75 % de la jornada con lo que, un día a la semana, se reparte su consulta. Otro caso de enfermedad, con baja de casi mes y medio, no se ha sustituido. Teniendo en cuenta que se trata de un centro con 5 médicos de familia, la situación planteada es insostenible para los que se mantienen en sus puestos, que tienen que atender pacientes hasta media hora antes de terminar su jornada y después seguir haciendo las visitas domiciliarias superando, con creces, sus tiempos de trabajo.
-Un eventual, al 75 % de jornada, realiza el trabajo asistencial del director del centro, que no cumple con su obligación de pasar consulta, sobrecargando a sus compañeros el día de la semana que falta el eventual.
-El dispositivo de apoyo del Distrito en la zona de Guillena, para sustituciones en casos de ausencias, ha disminuido sus efectivos en dos médicos.
-Un médico de refuerzo que, hasta febrero de este año, cubría las consultas de urgencias y los avisos domiciliarios urgentes, entre las 8 y las 15 horas, ha sido suprimido y tienen que ser los profesionales los que deben abandonar sus consultas para atender las urgencias, tanto en el centro como a domicilio.
-La guardia de urgencias en el centro de salud, en horario de tarde-noche y 24 horas los fines de semana y festivos, que cubre Guillena, Torre de la Reina y Las Pajanosas, es atendida por un solo equipo (medico, enfermero y celador-conductor). En caso de urgencia externa tienen que dejar el centro cerrado hasta su vuelta. Así ocurrió por ejemplo el pasado sábado 7 de junio (que tuvieron que desplazarse a un conocido establecimiento de celebraciones en Las Pajanosas, donde se había producido un accidente grave) y, así, cada vez que hay un aviso domiciliario urgente.
Lo descrito lleva a dos conclusiones fundamentales:
Por una parte, existe una sobrecarga permanente de los profesionales del centro tanto para los pediatras como para los médicos de familia. La plantilla de 5 médicos está permanentemente disminuida con los contratos a tiempo parcial actuales. La consecuencia, estrés y desmotivación laboral.
Por otra, la población percibe que la atención deficiente no es provocada por los profesionales que les atienden y a los que están dando muestras de apoyo. Saben que su origen está en la desorganización, mal uso de los recursos disponibles y la desatención de su centro por parte de su responsable y por eso piden su cese o dimisión. Saben que la calidad de la atención sanitaria por parte del sistema no es la adecuada y se dirigen al mismo para solucionarlo. No dejan de tener razón; entre el lunes 2 de junio y el viernes 6 de junio pasados se mantuvieron cerradas 6 consultas médicas de 25 posibles, el 24%, lo que indica bien a las claras las razones de la población para estar más que hartos.

El Diario ABC de Sevilla se hace eco de nuestras denuncias en un artículo publicado hoy.

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar