15 de mayo, Día de los médicos europeos

La Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS), de la que forma parte la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) desde 1994, ha acordado designar el 15 de mayo como el DÍA DE LOS MÉDICOS DE LA UNIÓN EUROPEA para llamar la atención sobre la necesidad de defender el derecho a la salud de todos los ciudadanos y reclamar mejores condiciones de trabajo y salariales para los médicos que les atienden.
En el caso concreto de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), es notorio que arrastra problemas históricos y acumula nuevas dificultades, en especial de financiación, cuya solución requiere que todos los agentes involucrados en el funcionamiento del mismo trabajemos juntos para seguir manteniendo un modelo que, pese a todo, sigue estando reconocido como uno de los más eficientes del mundo.
Políticos, gestores, profesionales y pacientes. A todos nos incumbe, desde nuestro ámbito de responsabilidad, mantener a flote un modelo de sanidad pública universal, equitativo y de calidad que sea sostenible, lo que implica, como primera medida, rechazar frontalmente todo tipo de medidas que impliquen el deterioro de la calidad asistencial.
Frente a decisiones improvisadas que juzgamos contraproducentes, cuando no claramente lesivas, para el mantenimiento en óptimas condiciones del SNS, los médicos proponemos soluciones orientadas a dar una respuesta integral a los desafíos a que se enfrenta el SNS:

Sacar la Sanidad pública del debate político
Porque nuestras autoridades sanitarias no pueden utilizar la salud de los ciudadanos como arma política ni con fines partidistas. Nuestros equipos de gobierno, sean del ámbito que sean, y sean cuales sean las competencias que asuman, están en el poder porque los ciudadanos los hemos puesto ahí, por lo que deben proteger la salud de todos, independientemente de sus creencias políticas, religiosas, económicas o de cualquier otra índole.

Un gran pacto para garantizar el sistema sanitario público
Denunciamos la irresponsabilidad de los partidos políticos que son incapaces de llegar a un Pacto de Estado para salvar el SNS por lo que se lo exigimos sin reservas.
Los principales partidos políticos tienen que comprometerse en un gran pacto para mantener a flote el sistema sanitario público. La patas de ese gran acuerdo, que debería producirse de forma urgente y sin excusas, deben ser a) la calidad asistencial, b) una mejor financiación, y c) profesionalizar su gestión.

Sostenibilidad económica
Los servicios autonómicos se ven obligados a dedicar de media el 40% de sus presupuestos a la atención de la salud, lo cual, unido al contexto de crisis económica en que vivimos y a la expansión continuada de la demanda sanitaria, está generando un déficit creciente para el que no se programan vías de solución.
La Sanidad, como servicio básico para el bienestar de los ciudadanos, debe tener prioridad sobre otros capítulos de gasto. En este sentido, los médicos, como el resto de la ciudadanía, echa de menos que los necesarios recortes presupuestarios no se apliquen preferentemente a aquellos servicios y empresas estatales o autonómicas cuya actividad puede ser (de todo en gran parte) prescindible.

Mayor cohesión y Coordinación
Hay que avanzar en la cohesión del sistema, estructurado hoy en 17 entes territoriales con gran discrecionalidad a la hora de fijar las prestaciones sanitarias y la política de personal. Desde esta perspectiva, los sindicatos médicos llevan urgiendo desde hace años al Ministerio de Sanidad a que lidere el Consejo Interterritorial del SNS (auténtico órgano de gobierno de la sanidad pública española), de modo que las decisiones que se tomen en él se adopten por mayoría y sean vinculantes para todas las comunidades autónomas.

Revalorizar el papel del médico
Los facultativos pretendemos que se reconozca nuestra función como depositarios del conocimiento y custodios de la confianza del ciudadano en el SNS, lo cual ha de traducirse –entre otras medidas- en cauces de interlocución directa con nuestros empleadores y en contar más con nosotros en la gestión de los centros.
Los médicos somos el principal activo de la calidad asistencial y el SNS, la mejor garantía para llevarla a cabo.

Más participación al médico en la gestión de los centros

Porque somos los únicos que estamos capacitados para optimizar el gasto sin poner en riesgo la calidad de la atención.

Apostamos por devolver al médico, que posee el conocimiento del ejercicio de la profesión, la gestión clínica de los servicios, toda vez que la especial responsabilidad exige que nos corresponda el liderazgo en la coordinación de los mismos.

Condiciones de trabajo y salariales dignas

En toda Europea, y particularmente en España, estos años de crisis económica han dejado un lamentable rastro de recortes salariales y en la oferta y condiciones de trabajo que tiene uno de sus reflejos en el creciente éxodo de muchos profesionales a otros países donde les ofrecen trabajo y mejor consideración.

Nos preocupa el incipiente repunte del desempleo en el sector, y la previsión de que vaya a más en el futuro inmediato. Entre sus causas principales están una cierta laxitud en la incorporación al SNS de profesionales extranjeros y el hecho de que España sea hoy el país con mayor proporción de Facultades de Medicina.

Nuestro salario se ha reducido de media un 25-30% desde los primeros recortes (2010), debido a recortes directos en los conceptos fijos de la nómina, las sucesivas congelaciones retributivas, la supresión de complementos a los que ya teníamos derecho (el de Carrera Profesional, por ejemplo) y la disminución de las horas de jornada extraordinaria.

Los médicos españoles necesitamos un marco retributivo y laboral estable que despeje las incertidumbres actuales, reconozca nuestra formación y responsabilidad, incentive el esfuerzo y sea, en definitiva, una herramienta motivadora en nuestra laboral diaria.

Los facultativos españoles somos el motor del sistema sanitario

Somos también, por tanto, la garantía de su calidad. Sin embargo, no sólo estamos sufriendo recortes abusivos de tipos retributivo y laboral. También se nos ponen trabas para actualizar nuestra formación, se da luz verde a la invasión de competencias por otros profesionales y se intenta restringir nuestra autonomía y criterio clínico.

Por todo ello, defendemos:

EL DERECHO A LA SALUD PARA TODOS LOS CIUDADANOS
¡NO A LOS RECORTES EN SANIDAD!
¡NUESTRO ORGULLO DE SER MÉDICOS!

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar