Un juzgado condena al SAS a devolver el sueldo suprimido a un profesional por no rellenar las recetas

 

El médico argumentó que su sanción era desproporcionada, fuera de plazo y que estaba motivada por el mal funcionamiento de los medios materiales y personales de que dispone el servicio de salud

 

Concentración de facultativos en apoyo del compañero afectado

 

Los hechos ocurrieron el pasado mes de mayo en Aracena. Un facultativo denunciaba que el SAS le había suspendido de empleo y sueldo por considerarlo como autor de cuatro faltas disciplinarias de carácter grave. El motivo esgrimido por la administración era que en varias ocasiones el profesional había recetado medicamentos a pacientes sin rellenar todos los datos de la recetas, tales como el año de nacimiento del paciente. En este sentido, la Delegada de Salud en Huelva, Lourdes Martín, aseguraba que “podía ocurrir que los profesionales se relajen a la hora de rellenar las recetas y como medidas correctoras se establecen este tipo de sanciones”.

 

Ante este atropello, el afectado recurre a la justicia para defenderse. Alega, entre otras razones que no se cumplieron los plazos establecidos entre la incoación del expediente disciplinario y la resolución y notificación de la resolución. Por otra parte, el demandante aseguraba que su actuación estuvo justificada por determinadas circunstancias ajenas a la prestación de sus servicios, y algunas de ellas debido al mal funcionamiento de los medios materiales y personales de que dispone el SAS. En este sentido el juez dice: “hemos de afirmar que en la actuación del demandante no ha existido culpabilidad ni responsabilidad en su realización, pues ha resultado de las pruebas practicadas en el acto de la vista de la justificación adecuada de porque se produjeron los hechos a los que se imputa las citadas faltas disciplinarias”. Igualmente achaca a los fallos en el sistema informático, a la caída de la red eléctrica, a las visitas al asilo, a avisos domiciliarios para residentes geriátricos y a otras razones por las que el profesional sufre una presión que le impide rellenar algunos datos de alguna receta. Razón injustificada para expedientar al facultativo.

 

El juez sentenció el pasado día 12 de noviembre el atropello que el SAS había realizado a este trabajador, obligando a la administración a reintegrar los pagos suprimidos ilegalmente.

 

Desde el sindicato queremos dar voz a este caso para que sirva de ejemplo ante este tipo de situaciones. Es necesario que los responsables del SAS sepan ver de forma justa, y no ejemplarizante ni amedrentadora, las situaciones concretas de todos los trabajadores antes de abrir procesos con ellos. Ha tenido que intervenir la ley para reconocer que el trabajador estaba siendo objeto de una injusticia.

 

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar