LOS DÍAS MOSCOSO

             Discutíamos ayer sobre el origen y razón de los días «moscoso», también llamados moscosos, en plural y/o Días de Libre Disposición, según denominación oficialista.

 

     No discutíamos por deporte, cosa que nos encanta, sino porque en el R.D. Ley 20/2012 de medidas urgentes y extraordinarias (que no son extraordinarias, porque ya nos vamos acostumbrando a ellas ni urgentes, porque algunas son de aplicación en 2015) se expropian 3 de los 6 días.

 

     Una explicación muy extendida y aceptada era que el gobierno solo nos paga 30 días de trabajo al mes (eso pone en las nóminas — Días trabajados=30 –) y los meses de 31 días trabajamos un día gratis y por eso nos tienen que compensar.

 

    Nunca me gustó esa explicación, porque nuestro sueldo está fijado para un año completo y luego se distribuye en 12, 14 o 15 pagas al año, al igual que ocurre con la jornada, que es anual y se debe distribuir más o menos regularmente. Además, los días moscoso ya se habían excluido de los días ordinarios, como los domingos, sábados y festivos.

 

     Nuestro Secretario de A. Primaria, Juanjo Castillo, fue el primero en encontrar el auténtico origen de los días motivo de discusión.

 

     Estos días, que había que cojer separados de las vacaciones reglamentarias y según necesidades del servicio, tienen origen en un pacto de la administración del primer gobierno de Felipe González y los sindicatos representativos entre los empleados públicos.

 

     Fue el propio Ministro Moscoso, de ahí el apelativo, el que en 1983 llevó las negociaciones con los sindicatos.

 

     Resultó que la inflación de aquel año era del 12,5% y que el Estado no podía asumir una subida de sueldo de sus empleados públicos de tal magnitud, por lo que ofrecieron a cambio 6 días adicionales de permiso sin necesidad de justificación.

 

    Aquello supuso una gran cesión por parte de la representación social, pues a nadie escapa que 6 días no es el 12,5% de la jornada y que aquel sacrificio se debería compensar con otro mes de vacaciones, pero aquello supondría un escándalo y una provocación para el resto de trabajadores, por lo que se aceptó en los términos relatados.

 

     Hoy nos expropian 3 de esos días, la mitad, lo que se corresponde con un 6,25% de nuestro sueldo, en los términos del acuerdo de 1983.

 

     Por todo ello, debemos concluir que al «hachazo» de la Junta de Andalucía del 10% de nuestros emolumentos variables hay que añadir la volatilización de la paga de Navidad (ya recortada en 2010 por Zapatero) y un 6,5% adicional por los moscoso.

 

     Señores gobernantes, si piensan seguir expropiando, les propongo que me expropien el coche y paguen Vds. la gasolina, los impuestos y el seguro, que me expropien el piso y paguen la hipoteca y, ya puestos, que me expropien los hijos y les den de comer, los vistan y les paguen los estudios, porque a este paso nos va a costar dinero ir a trabajar.

 

¡ Manda Huevos!

    

 

Comparte en redes sociales:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar